viernes, 12 de marzo de 2010

Homenaje a Miguel Delibes

Don Mateo, después de carraspear, inició la investigación de los conocimientos del recién llegado. Todo, todo fue exactamente igual que lo fuera conmigo meses antes.
-¿Sabes leer, Alfredo? -le dijo.
-Sí, señor.
-¿Sabes escribir?
-Sí, señor.
-¿Sabes sumar?
-Sí, señor.
-¿Sabes restar?
-Sí, señor.
-¿Sabes multiplicar?
-Sí, señor.
-¿Sabes dividir?
-Sí, señor. -¿Conoces la potenciación? Algo, señor. (Esto me avergonzó mucho. Me arrepentí de haber contestado en su día un «no, señor» tan rotundo.)
-¿Y la radicación? -prosiguió el maestro. -No, señor. -¿Nada? -En absoluto, señor.

Miguel Delibes
"La sombra del ciprés es alargada"

No hay comentarios:

Publicar un comentario