lunes, 21 de junio de 2010

Nuevos negocios nuevas personas para nuevos tiempos

Todos los prospectivistas sabíamos desde hace algún tiempo que por estas fechas se iban a celebrar dos cambios. Uno social y otro estructural de los negocios.

El social se está produciendo por lo que llamamos ruptura técnica, que viene a ser (para no ser muy académico pues me canso hasta yo de mí) que la población comienza a dividirse en dos grandes grupos alejados a los parámetros de segmentación social clásicos. Mazur, ya se refirió a estos grupos hace 30 años como grupos útiles y grupos socialmente inútiles. Nunca destacó Paul por la diplomacia.

Traduciendo, hay personas que independientemente en donde vivan, que educación tengan o de donde provengan socialmente o económicamente, los grandes cambios les disgustan y se protegen con ídolos televisivos contentándose con que sus hijos reciban una "buena" educación bilingüe con grandes actividades extra escolares.

Es común al grupo, no dejar a sus hijos navegar por internet y les prohiben cualquier relación virtual. Consumen aquellos productos que consideran loa adecuados a su estatus, el que sea, y procuran tratar despectivamente a aquellos que no consideran, erróneamente, apropiados.

Los útiles suelen estar aparentemente bastante próximos al otro grupo (por lo que no es fácil distinguirlos a primera vista) pero comienzan a ser seleccionados para cambiar las cosas. Son muy conscientes de que el mundo cambia y de que la forma en la que trabajamos, nos educamos y relacionamos tienen los días contados.

El cambio estructural de los negocios ya se anticipó (tardía pero sabia) por Peter Drucker hace 15 años en su libro "Dirigiendo en la era de los grandes cambios" Las empresas que lideran el cambio ya se han adaptado y las que no lo hicieron deberán morir. No existirá ningún plan de salvación ni local ni sectorial.

El negocio de la movilidad hace ya tiempo que se está adaptando, quizá ya nació así, a esta forma de hacer las cosas y a competir en el mercado, si se puede seguir utilizado esa palabra, de manera diferente.

Por cierto, las operadoras son outsiders aparentemente son negocios de segunda generación, pero en realidad, no lo son si no se adaptan al cambio sectorial. Un buen comienzo es una amplia renovación de la clase ejecutiva. Sin miedos.

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario